sábado, 23 de mayo de 2009

Sol, Playa y Quirofáno

El Grupo HIMA San Pablo busca posicionar a Puerto Rico dentro del mercado del turismo médico que genera unos $60 mil millones anuales a nivel global



Milton Segarra, vicepresidente de Desarrollo de Negocios y Mercadeo del Grupo HIMA San Pablo


Por Yanira Hernández Cabiya / yhernandez@elnuevodia.com
Por años Puerto Rico fue uno de los principales destinos para el turista estadounidense. Nuestra localización estratégica y régimen político, junto a las atractivas playas y casinos, hacían de este destino uno ideal para ese turista. Pero la crisis económica ha afectado a ese sector.

Las últimas estadísticas demuestran que para diciembre de 2008 la ocupación hotelera se redujo en un 2% en comparación con el año anterior. De igual forma se redujo en un 7% el flujo de pasajeros que viajan desde y hacia Puerto Rico.

Ante esa realidad, parecería que al turismo también le llegó la hora de reinventarse.

En esa línea es que surge el interés de personalidades como Milton Segarra, vicepresidente de Desarrollo de Negocios y Mercadeo del Grupo HIMA San Pablo, de crear nuevas formas para explotar un nicho de alto potencial conocido como turismo médico.

Último comentario
Haz que tu comentario sea el primero.
Un nicho atractivo

Se trata de un mercado creciente de pacientes, mayormente de Estados Unidos, que viajan al exterior para procedimientos médicos. Se estima que, para el 2010, unos seis millones de estadounidenses viajarán fuera de la nación en busca de cuidados médicos. Al mismo tiempo, países como Costa Rica, Panamá, Brasil, México y Argentina se han convertido en los destinos más solicitados por los estadounidenses a la hora de buscar tratamiento para sus dolencias.

Puerto Rico ahora busca insertarse en ese mercado multimillonario. Según datos de la empresa Puerto Rico Med Links, esta industria generó $60 mil millones en el 2007 y se proyecta que para el 2010 genere $100 mil millones a nivel global. Y si hay alguien a nivel local que pueda fusionar el turismo y el mercado de salud en Puerto Rico, muy bien podría ser el propio Segarra.

Fusión de medicina y turismo

El ejecutivo, aunque hoy día trabaja para una de las principales empresas de servicios médicos del país, proviene del sector turístico. Tras graduarse del prestigioso Ashridge Business School de Londres, Segarra comenzó su carrera profesional ocupando importantes posiciones ejecutivas para las cadenas Hilton International y Hyatt Resorts en Puerto Rico. Esa experiencia le ganó los galones para que en el 2001 fuera designado director de la Compañía de Turismo de Puerto Rico y poco después Secretario de Desarrollo Económico y Comercio.

Cuando en el 2004 deja el Gobierno para regresar a la empresa privada, es contratado por la compañía Nova Infusion, dedicada al área de servicios médicos y farmacéuticos, que si bien se alejaba un poco de su énfasis en el turismo, le sirvió de puente para desarrollar este nuevo concepto que ahora le apasiona, y en el que combina su conocimiento sobre el negocio de turismo y su nueva faceta en el sector de servicio de salud.

Como presidente de Nova Infusion, Segarra logró llevar la empresa de una con 24 empleados y $15 millones en ganancias, a una compañía de 75 empleados con una operación de $32 millones. Ese crecimiento le permitió convertirla en una compra atractiva para el Grupo HIMA San Pablo en el 2007.

Tras su entrada al Grupo, como vicepresidente de Desarrollo de Negocios y Mercadeo, en 2008, el conglomerado fue reconocido como una de las primeras 2,000 empresas de mayor crecimiento en Estados Unidos, al lograr aumentar sus ingresos de $114.1 millones en el 2004 a $375.8 millones en el 2007.

Como pez en el agua

“Me siento como pez en el agua”, dice sin titubeos el ejecutivo, al comentar sobre su nuevo proyecto para el Grupo, el programa HIMA Health, dirigido a brindar asistencia a pacientes extranjeros que buscan una alternativa de tratamiento médico en Puerto Rico.

“Esto es un programa ‘concierge’ que ayuda a coordinar todas las necesidades del paciente, desde la parte clínica hasta las partes asociadas como transportación, hospedaje, visas, coordinar la línea o ambulancia aérea”, explicó Segarra.

Pero el empresario prefiere llamar la iniciativa como “Global Care”. “Hay mucha asociación entre la palabra turismo médico y las cirugías plásticas o bariátricas -que son importantísimas-, pero nosotros estamos enfocados en áreas de especialización como oncología, cardiocirugía, neurocirugía y ortopedia”.

Para ello, el Grupo cuenta con un Instituto de Cardiología en Bayamón y un Centro de Cáncer en Caguas, ambos dotados con la tecnología más avanzada.

Segarra enfatizó que el Grupo HIMA San Pablo ha realizado una inversión multimillonaria en el equipo más avanzado y en la contratación de reconocidos especialistas, pero conservando una política de mantener los costos moderados para los pacientes.

Eso les permite una ventaja adicional en el área de turismo médico, pues la principal razón por la que los turistas viajan fuera de su país en busca de tratamientos es para reducir el costo de los mismos. La iniciativa, que lanzará su primera campaña promocional en las próximas semanas, está dirigida al mercado estadounidense, principalmente a aquellos destinos donde existen vuelos directos desde Puerto Rico.

“En Estados Unidos ya hay una conciencia a nivel nacional (sobre el turismo médico) y las personas buscan opciones para sus necesidades médicas. Nuestro propósito es educar a los médicos, a los facilitadores de médicos y a los patronos sobre las ventajas de escoger a la Isla como destino para recibir tratamiento”, explicó Segarra.

La campaña, que tendrá un costo aproximado de $1 millón, será realizada por la firma de relaciones públicas Y Partnership, con sede en Orlando.

“En Puerto Rico, el costo de muchos procedimientos puede ser hasta un 70% menos que en Estados Unidos”, destacó Segarra.

De acuerdo con datos provistos por Segarra, mientras en Estados Unidos un reemplazo de válvula aorta puede costar entre $100,000 y $160,000, en las instituciones especializadas del Grupo HIMA, esa cirugía podría salir entre $25,000 y $35,000.

Eso implicaría que, aun añadiéndole los costos de viaje y estadía, que podrían rondar los $1,000 adicionales, el costo del tratamiento está muy por debajo de lo que saldría en Estados Unidos.

Para hacer más atractiva su oferta, Segarra destacó que el Grupo cuenta, entre otros instrumentos, con el “Aquilion One”. Esta es una máquina -tipo CT- que tiene la habilidad de retratar el funcionamiento de un órgano en una sola rotación, reduciendo la exposición a radiación y ofreciendo un diagnóstico más preciso.

“Esta máquina nos permite diagnosticar un arresto cardiaco o derrame en una fracción del tiempo que toma con los procedimientos regulares y es la única en el área de Latinoamérica y el Caribe. De hecho, entiendo que a nivel mundial hay como seis como esta”, explicó Segarra.

Además, el Grupo se encuentra en el proceso de construir unas instalaciones médico-hoteleras en los predios de Palmas del Mar en Humacao, donde esperan atender pacientes locales o extranjeros en un ambiente relajado con todas las facilidades y amenidades de un hotel. Este proyecto está diseñado en un 75% diseñado y se encuentra en el proceso de obtener el financiamiento. Se estima que el costo de este “hospi-tel” será de $200 millones.

Una opción natural

En los hospitales de Puerto Rico, no es novedad recibir pacientes extranjeros en busca de tratamiento médico. De hecho, Segarra asegura que este año, sin lanzar aún la iniciativa de HIMA Health, en sus cuatro hospitales -localizados en Caguas, Bayamón, Fajardo y Humacao-, han recibido cerca de 300 pacientes, principalmente de las islas vecinas.

“En la región del Caribe, hay una necesidad de hospitales terciarios y supraterciarios, y pacientes de las islas son pacientes usuales en Puerto Rico”, comentó.

Sin embargo, hasta ahora ese sector no se había identificado como un nicho importante para desarrollar el turismo de la Isla.

Pese a que Costa Rica, Panamá, Brasil, México y Argentina se han convertido en los destinos más solicitados por los estadounidenses a la hora de buscar tratamiento para sus dolencias, no es raro que los estadounidenses viajen a países tan lejanos como la India en busca de un hospital que les permita, por ejemplo, realizarse un trasplante de cadera a un costo razonable.

Según la Junta de Turismo de la India, anualmente llegan a Asia cerca de 500,000 turistas en busca de servicios médicos. En la India, solamente este sector lleva tres años consecutivos creciendo a un ritmo de un 30% y se estima que para el 2012 esta industria producirá más de $1,000 millones en ganancias.

Parte del pastel

Un estudio reciente realizado por la firma Deloitte & Touche apunta a que, para el 2010, unos 6 millones de estadounidenses viajarán fuera de la nación en busca de cuidados.

“Si nosotros logramos capturar solo el 2% de esos 6 millones, estaríamos hablando de 200,000 visitantes adicionales al año, que con toda probabilidad vendrán con al menos un acompañante. Eso quiere decir que estamos hablando de 400,000 visitantes adicionales, que si sumamos a que el gasto promedio que actualmente se refleja es de $350 por visitante, estamos hablando de unos $420 millones en impacto a la economía”, dijo Segarra.

El ex secretario de Desarrollo Económico indicó que esta es una oportunidad que hace sentido para la Isla, porque “no es posible que con ese volumen una sola compañía pueda apoderarse del mercado”. “Tiene que haber una participación genuina de distintos hospitales que determinen que cosas pueden hacer y el mercado lo justifica”.

1 comentario:

pamela dijo...

En esa línea es que surge el interés de personalidades como Milton Segarra, vicepresidente de Desarrollo de Negocios y Mercadeo del Grupo HIMA San Pablo, de crear nuevas formas para explotar un nicho de alto potencial conocido como turismo médico.
http://tbn3.google.com/images?q=tbn:6_zXlSEyLcQxnM:http://d.mundo-descargas.com/descargas/puesta-de-sol-en-la-playa/puesta-de-sol-en-la-playa.jpg